Algunas experiencias que nos trae la vida son un desafío que sobrepasa nuestra capacidad de adaptación habitual.

 

Estos desafío son, a veces, experiencias muy dolorosas que pueden llegar a ser una oportunidad para mejorar la vida, si sabemos enfocarlas. En estas circunstancias la consulta psicológica puede ser un recurso de considerable valor.

 

Por otro lado, diversos estudios científicos que valoran la eficacia de la intervención psicoterapéutica, muestran que:

 

  • Una consulta rápida en una situación difícil, generalmente, permite alcanzar cambios que mejoran la calidad de vida con más facilidad que quienes no consultan.

  • La psicoterapia como tratamiento alternativo a los fármacos para pacientes con depresión moderada y severa son tanto o más eficaces los antidepresivos, y evitan, además, la contrapartida de los efectos secundarios.

  • Una buena psicoterapia es más eficaz que el tratamiento farmacológico para prevenir las recaídas a largo plazo.

Los motivos de consulta más frecuentes en mi práctica diaria:

 

  • Depresión, cansancio, abatimiento, falta de motivación. 

  • Relaciones conflictivas, soledad

  • Duelo, ruptura de vínculos. 

  • Problemas asociados con el miedo y la ansiedad: estrés, ataques de pánico, fobias, obsesiones...

  • Problemas sexuales 

  • Problemas en el trabajo: de relación, de promoción, acoso laboral.

  • Dificultades escolares: de aprendizaje, relacionales, de orientación vocacional, bulling. 

  • Stress post-traumático tras accidentes, experiencias trágicas, víctimas de actos criminales.

  • Intento de suicidio e ideación suicida. 

  • Familiares víctimas de un ser querido que se ha suicidado.

  • Problemas de sueño: insomnio, pesadillas recurrentes. 

  • Problemas alimentarios: anorexia, bulimia, obesidad.

  • Dependencias (alcohol, juego, compras compulsivas, afectiva, internet, móvil).

  • Crecimiento personal y preguntas existenciales.