La Rabia: sus Más y sus Menos (4)

17/09/2012

 

MANEJO EFICAZ DE LA CONSTELACIÓN DE EMOCIONES RABIOSAS[1]

 

  1. Disminuye en tus jornadas las causas de stress-irritación.

Es bueno esforzarte en reconocer las situaciones que te irritan a fin de invertir en hacerte la vida más agradable, incluso en los detalles. Además, es muy bueno que crees y preserves, lo máximo posible, los momentos agradables de tu vida.

 

  1. Reflexiona con frecuencia acerca de tus prioridades y háblate a ti misma.

Dota tu diálogo interior de frases moderadoras o imágenes calmantes que sirvan de bálsamos en las situaciones habituales que te irritan. Esto requiere esfuerzo y voluntad así que déjalo para cuando hayas decidido evitar la irritación y furia estériles.

 

  1. Dejar pasar una noche de reflexión.

Este consejo se dirige a las rabias contra personas importantes para ti: pareja, amigos, miembros familia. Este tiempo te permitirá reevaluar la situación, formular con precisión los motivos de tu enfado y preparar lo que vas a decir.

 

  1. Expresa tus sentimientos abierta y sinceramente.

Comunica tus sentimientos y no valores lo que la otra parte ha hecho u omitido. Habla de tu persona, no del otro(a).

 

  1. Habla en mensajes «yo» no en mensajes «tú» (desahógate sin atacar).

 

  1. No acumules, así evitas que las emociones se te vayan de las manos.

 

  1. Habla de conflictos con la persona del desencuentro, no de soluciones.

Describe tus sentimientos, sin adelantar soluciones. Presentar una solución de antemano impide discutir razonablemente los orígenes de la ira.

 

  1. No hagas una valoración negativa global del otro. Si la ira se expresa debidamente, se crea más intimidad.

 

  1. Ten en consideración el punto de vista del otro(a). Dar tiempo al otro para que exponga su punto de vista.

 

  1. Interrumpe el encuentro si sientes que pierdes el autocontrol. Con mayor motivo interrumpe el “desencuentro” si el otro(a) pierde el control.

 

  1. Acepta la reconciliación, pero no demasiado pronto.

En la mayoría de los casos, la ira que manifiestas no tiene como objetivo enemistarte definitivamente con alguien, sino que ese alguien reconsidere que mereces más respeto y atención. Por ello, resulta natural que se produzca una reconciliación.

 

  1. Reanuda las relaciones interrumpidas con gente importante afectivamente (por ejemplo: saludar el cumple, escribirle una postal, enviar un mensaje explicando que lamentas el desencuentro, etc). Es sano permitirte hacer borrón y cuenta nueva. Que des vuelta la página.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 



[1] Estos consejos se refieren a situaciones habituales de desencuentro y enemistad en las relaciones afectivo-sociales. En contextos de maltrato emocional o físico o ambos, son distintos los pasos a seguir. Si es tu caso, por tu integridad, debes buscar ayuda cuanto antes.